Translate

domingo, 15 de noviembre de 2015

Libertad en el Coliseo

Con sus ojos cerrados e inmerso en una profunda oración de despedida bloqueaba aquel griterío de la plebe, la urbe de roma en pleno apogeo del amor por la sangre y la barbarie, sus manos entalladas con unas muñequeras de cuero curtido asian poderosamente el mango de un gladius de  bronce marcado por la muerte, sus nudillos estaban blancos por la fuerza con la que apretaba su única arma y defensa.

Apresado en combate y vendido en el mercado de esclavos sabía muy bien que estaba destinado a ser presa de un verdadero gladiador, sin que nadie supiera su anterior estatus en el ejército, el entrenador de hombres para el circo romano simplemente le estaba comprando como carne de entretenimiento, pero en su interior él había tomado la determinación que aunque apresaran su cuerpo su alma y su corazón serían libres por siempre dentro de sí.

Aun cuando le quisieron obligar a recitar las acostumbradas palabras del saludo al César jamás salió de su boca él: “los que vamos a morir te saludan” nunca le obligarían a hacer o decir otra cosa que por su propia convicción no quisiere en su propia voluntad. Se abrieron las rejas y de un paso entró en la arena, como un felino enfrentó a los primeros guerreros como él, otras carnes para el entretenimiento y uno a uno enfundaron inconscientes sus rostros en la arena.

Sus compañeros cayeron junto a él masacrados y solo quedaban su valor, y el general de aquellas huestes del cadalso, famoso en el circo de la sangre e infame entre los que habían sido destinados a perecer entre sus armas, tan habituales como su sed de sangre y de vidas ajenas, en silencio observo aquella figura y recordó en su ser que el siempre seria libre y ajeno a sus amos.

El gladiador estaba de frente acorazado por una negra armadura y listo con una porra y un tridente,  cual rayo Jason empuño su espada y arremetió contra su rival, la porra acarició sus cabellos mientras se agazapaba y rodaba en el suelo evitando el tridente, su espada atravesó el pie desprotegido de armadura alguna en clavándole en el suelo, y mientras se incorporaba de un salto su poderoso codo hacia volar un casco por los aires entre hilos carmesí y los vítores del graderío.

Arrebatando el tridente de la temblorosa mano del pronto derrotado, le asestó un golpe entre los ojos que le permitió contemplar el cielo azul mientras el silencio se hacía en sus oídos y en el graderío que observaba esperando la orden del César, Tiberio levantó su mano hasta la altura del laurel dorado en sus sienes y de un giro brusco apuntó su pulgar hacia abajo.

Jason libre como era soltó el arma que al caer levantó una leve nube de polvo y se dio la vuelta dejando vivo al derrotado quien ya dormía inconsciente, de pronto una lluvia de espinas salidas de los arqueros romanos empujo por la espalda al esclavo de camino hacia los campos elíseos, y con una sonrisa se despidió de quienes tuvieron que tomar su vida para sentir la vana ilusión que pudieron doblegar su invencible corazón, el cual lleno de amor latió por última vez al observar la visión de su familia recibiéndolo al otro lado de la eternidad.

Libre, libre como nunca y como solo él lo pudiere provocar.


24 comentarios:

  1. Qué precioso relato, Anto. Describes y transmites a la perfección la plena creencia en su libertad del protagonista. Valiente, noble, orgulloso, cede su vida a los que nada saben de su decisión para seguir siendo libre y poder reunirse a sus seres queridos.

    Muy emocionante, me ha encantado!! :)

    Un abrazo y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia C. me alegra que te gustara y me hacen muy feliz tus palabras, de verdad gracias por tu visita, tu comentario y por desearme suerte un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Una descripción fabulosa, y con un final (aunque triste en parte) muy poético. Al menos murió con orgullo, murió libre. Me ha gustado mucho. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chari que gusto, la verdad hiba a intentar finalizar diferente pero por el rumbo que tome me pareció mejor un final triste pero con corazón un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. La libertad conseguida por medio de la muerte. Hermoso relato, que buena descripción de la batalla entre ellos. Se sentía la fuerza de ambos hombres. Me gustó mucho. Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mendiel me alegra que te gustara el combate a mano armada, y las ganas de libertad un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Nacemos libres, morimos libres. A nadie puede pertenecer nuestro interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Patricia ahi esta la escencia del ser humano su libertad es imposible de quitar haganle lo que le hagan dejara de ser libre solo si el lo permite

      Eliminar
  5. Muy bonito, Anto. Es cierto que es muy triste pero el toque final nos deja en calma. Al fin libre. ;)
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias soledad me alegra que te guste, es triste porque esta un poquito de la mano como sucedía en el circo romano con los valientes e indomables, pero como dices al fin libre como el se sentia por dentro

      Eliminar
  6. Hay muchas formas de lograr la libertad, y en la época de los gladiadores y los esclavos de Roma, la muerte era una de esas formas. No era la más deseada, pero era la más fácil de conseguir para quienes luchaban una y otra vez en la arena, tentando a su suerte en cada combate. Un buen relato Anto, ya te vas soltando con las historias jeje.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo dijere el rey Ainon en el film: corazón de dragon, la muerte es un descanso más que un castigo, me alegra mucho que te gustara un fuerte abrazo compañero

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho Anto, el alma, lo esencial del Hombre, es ingobernable por la fuerza y muere en paz porque se siente liberado. Te felicito por lo que trasmitiste en el relato.
    Te dejo el mío por si los quieres leer: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/11/flamma-el-barbo.html
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sonia me alegra muchísimo que te gustara, ten por seguro que visitaré tu blog un saludo

      Eliminar
  8. Una forma de hallar la libertad. Un gran relato amigo Anto Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto la libertad es propia y solo el valor de uno decide un abrazo

      Eliminar
  9. Saludos Anto, un final duro pero poéticamente narrado, la muerte cuando resulta el camino a la libertad para algunos, quizá muchos más de los que se crea. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y mil disculpas por responder hasta hoy, en efecto la libertad a veces viene de la mano del paso al mas alla y en aquella epoca en la que no podian recibir la espada de madera tan fácilmente, el paso a la eternidad era su libertad

      Eliminar
  10. Como bien plasmas en tu relato, la libertad de elegir nuestras acciones siempre está vigente, aunque la muerte sea una de sus consecuencias. La historia de un gladiador que morirá a manos de sus captores antes que matar a un prójimo. Intenso, Anto.
    Saludos, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Edgar, igual perdon por responder hasta este día, como dices tenemos que estar arraigados a nuestros principios y saber que decidir sobre la vida y la muerte de un caído no es un acto de nobleza y la valentía es seguir el propio camino, un saludo compañero

      Eliminar
  11. Fantastico Anto.
    Libertad de acción es un tremendo mensaje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar y también mil perdones por responder hasta hoy, he querido hacer este relato tratando de apegarme al la linea del pensamiento positivo y dejar siempre una moraleja, me alegra ver que un tanto dimos en el clavo je je un saludo

      Eliminar
  12. Tuve problemas para leer debido a la ortografía y la gramática. Quizás me concentré demasiado en la forma y no en el fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite, Admito que continuo trabajando en ambos apartados, gracias por tu comentario y observación sincera, es bueno saber donde hay que trabajar más duro para mejorar.

      Un saludo

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos