Translate

sábado, 13 de febrero de 2016

Los conocidos de la vida.

Estamos en el mes de san Valentín, un mes en el que prácticamente en la mayor parte del mundo se celebra dando obsequios, invitando a cenas, o dando algún tipo de presente con el cual hacer ver a esa persona, el entrañable cariño que se le tiene pero, ¿en algún momento nos hemos puesto a pensar sobre lo importante que son todas las demás personas que nos rodean en nuestra vida?

Resulta que mientras divagaba en mis pensamientos, algo que dicho sea de paso suelo hacer a menudo, me empecé a encontrar mentalmente con las personas que he conocido a lo largo de mi vida, y que en su momento formaron parte de ese círculo emocional en el que solemos poner a las personas cercanas a nosotros, y que sin querer hacerlo de forma consciente les convertimos en parte importante de ese capítulo de la vida que estamos escribiendo en ese momento.

Pues bien, mientras les recordaba y empezaba a listar a los que gracias a Dios están con vida y siguen bien de salud, como también a los que ya partieron hacia la otra vida, me di cuenta que casi siempre le damos ese valor especial a las personas cuando estas han salido de ese círculo emocional.

Y no es que queramos hacerlo así, sino que al parecer es algo natural de nuestra propia condición humana, donde vivimos tan apurados en los círculos y presiones del día y de la vida, que solo hacemos recuento de lo bueno que nos rodea hasta que hacemos una pausa, lamentablemente dicha pausa suele llegar demasiado tarde, como sería el caso de estos conocidos de la vida llámese, compañeros de colegio, universidad, trabajo, vecinos, o simplemente esas personas con las que convivimos a diario, y hasta que no las vemos reparamos en su existencia y su importancia personal.

En ese punto nos damos cuenta que quizás estas personas, no recibieron de nosotros lo que realmente merecían por significar una parte importante de nuestra existencia, posiblemente recibieron un trato indiferente o frívolo, siendo que podríamos haber convertido nuestro recuerdo de nosotros en ellos, algo especial y ser para esas personas alguien para ser recordado con cariño y no como uno más que conocieron.

Siendo así, en este mes donde se celebra a los enamorados, donde les decimos a todos nuestros amigos que les apreciamos mucho y que les deseamos un feliz día del amor y la amistad, pensemos por un momento en esas personas que en este instante de la vida, podemos pensar que juegan un papel secundario en nuestra película personal, pero que sin su presencia tendríamos otro asiento vacío en nuestro circulo emocional.

Detente por un momento y ponte a pensar en las letras que acabas de leer y piensa lo siguiente:

- ¿En la vida de cuántos eres un conocido más?, ¿te gustaría que estas personas te hagan saber lo importante que eres para ellas?


¿Curioso no?, Todos estamos enlazados en este maravilloso mundo, así que porqué esperar a que te hagan sentir importante, mejor siente importante y hazle saber a los demás lo importante que son para ti.


15 comentarios:

  1. Tienes razón en que no solemos echar de menos lo bueno de nuestra vida hasta que ya no está, y así sucede también con las personas. Quizás sea imposible mantener en nuestros círculos a todos los que alguna vez significaron algo, precisamente porque las relaciones hay que cuidarlas y no tenemos tiempo material, pero sería bonito detenerse a hacernos las preguntas que planteas y hacer algo al respecto :)

    Un reflexión muy adecuada para el día de San Valentín, Anto. Me ha gustado mucho!

    Un abrazo y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Julia, el tiempo material es tan fugaz como una brisa, y las personas alrededor nuestro van y vienen, pero es parte de nuestra propia esencia el querer ir mas allá siempre, ser un bello recuerdo mas que uno ocasional.

      Un fuerte abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  2. Las personas q nos dejaron huella, siempre se llevan en el corazón aunq las circunstancias hayan provocado su lejanía física. Y sí, hacérselo saber debería ser una asignatura y no precisamente, pendiente. Cuando algo así te llega, la felicidad acude presta a la vida.
    Gracias.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tan bello pensamiento y tan buena conclusión, es muy cierto que debemos mostrar nuestro aprecio a los demás, después de todo cada hora nos regala sesenta oportunidades para hacerlo.
      Gracias por tu sonrisa y un abrazo

      Eliminar
  3. Es preciosa tu reflexión. Ojala todos pensaran así, nuestro mundo sería mucho mejor. Dar sin necesidad de recibir, pero recibiendo sin esperar. Besitos Anto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos eslabones de la misma cadena, si aprendemos a comunicarnos bien y saber tratarnos, seriamos irrompibles.
      Un abrazo enorme Marijose

      Eliminar
  4. Se dice que solo valoramos las cosas cuando las hemos perdido.
    Y es que las relaciones hay que cuidarlas, darles cada día un poquito de amor. Hay relaciones que necesitan más que otras, pero todas necesitan de nuestros besos.
    Me ha encantado tu texto de hoy, te deja reflexionando y pensando en las personas que amas.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces se cae en la costumbre Maria, por eso se valora siempre lo ya perdido, pero como dices, todas las relaciones necesitan cariño ya que son como las plantitas, necesitan cuido y atención.
      Un beso y un gran abrazo

      Eliminar
  5. Nos has hecho reflexionar y si cuando piensas te viene a la cabeza personas que no están y las has querido y mucho, y personas que están ahí familia, amigos, vecinos, compañeros y con cada uno tenemos un vínculo muy distinto. Tu propia familia la más y intentas mantener el vínculo muy cercano y no a todos los quieres por igual. Amas a ti marido , amas a tus hijos, a tus hermanos pero y a tus primos y demás parientes? no a todos los amamos por igual, a unos más a otros menos. Amigos para amar muy pocos, en cuanto dejas de visitarles llamarles solo se preocupan los mas allegados si te pasa algo, lo demás dejan pasar el tiempo. Con los compañeros no con todos te llevas bien, hay a quien odias y lo alejarías de ti, no queda otro remedio que trabajar juntos, a esos no los quieres, pero verdaderamente amar ¿a quien ? ¿se ama al mundo que te rodea? no a todos. Me estenderia y saldría un post de aquí . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, no a todos se les quiere igual, sobre todo amar y querer son cosas muy separadas, pero al nacer llegamos a este mundo sin saber nada, aprendemos a amar u odiar durante el camino de la vida, por ello cada segundo tenemos la opción de amar o de odiar, porque como son cosas que aprendimos tenemos el poder de decidir sobre ellas, pero el amor une y el odio divide, y la meta que todos debemos perseguir es la unión y la alegría.
      Me encanta tu análisis y bienvenido sea este micropost. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Es verdad que solemos valorar las cosas cuando ya las hemos perdido, por desgracia. A veces el ritmo de nuestra vida nos hace desatender las relaciones y no darles el cuidado que necesitarían. Ojalá fuera más sencillo poder mantenerlas vivas.
    Me ha encantado tu reflexión, Anto.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos dejamos atrapar por las cosas cuando debemos dejarnos atrapar por la alegria y la felicidad, nuestra propia naturaleza nos pide sonreir, quizas el secreto sea ser felices y regalar felicidad.

      Eliminar
    2. Perdon pero estoy respondiendo desde el móvil y me hizo falta lo mas importante que es decir feliz dia de san Valentín Chari. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Si, debe ser nuestra naturaleza humana, aún no está re-programada para ofrecer a las importantes personas que tienes al lado, lo que se merecen, en el día a día, una sonrisa, o una amable palabra, un beso o un te quiero, creo que eso sería lo que cualquier persona estaría dispuesta a recibir sin poner impedimento, y a corresponder en su justo equilibrio, eso es demostrar que no eres un simple conocido.
    Me ha encantado tu última frase, yo también creo todos que estamos enlazados en el mundo. La reflexión en sí, lo que transmite, es muy interesante.

    Me alegro de haberme detenido en tu blog.
    ¡Un saludo cordial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mila Gómez, primero que nada gracias por tu visita y tu tiempo, no solo por leer sino por darle vida a esta entrada con tu comentario, como dices hay que aprender a dar lo mejor siempre. Un saludo cordial y bienvenida

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos