Translate

miércoles, 16 de diciembre de 2015

El tesoro de la tormenta capítulo III

Continuando con esta historia les traigo el capitulo número tres y para poder ponerse al hilo con la secuencia dejaré el enlace al capítulo anterior al principio de cada entrega:
Leer el capítulo I (El encuentro) click aquí
Leer el capítulo II (Un triste pensamiento) click aquí

Capítulo 3

Nicolás

Llegada la mañana y dando buena cuenta del desayuno preparado con amor por Rosalinda, los pies de David recorrían de nuevo la rivera hacia su cita con Nicolás y aunque en parte conservaba el sentimiento de esperanza que había tenido el día anterior, no dejaba de asaltarle la duda sobre lo que estaba pasando, y mientras extendía la mano para mover la puerta de enredadera que daba paso al rescoldo del paraíso donde había atrapado su desayuno la voz del viejo le detuvo:

- Muy bien muchacho, veo que eres un hombre de palabra, con ello ya tienes ganada la primera parte de la partida. Esta vez te llevare a un lugar donde estaremos más en paz para poder estudiar mientras aquí está lo que llevarás a casa este día.

Extendiéndole a David un cubo con peces ya aliñados y además un paquete muy bien envuelto, le guió por una vereda que terminaba sobre la pared de rocas de la que nacía el agua del río, era un lugar apabullante por la vista tanto de aquel bello lugar como también por la vista del campo y del pueblo.

- Hijo ¿recuerdas que ayer te dije que si estabas dispuesto a escuchar la historia de un viejo?

- Si Nicolás, lo recuerdo y todavía sigue en pie mi promesa de escucharle.

- Muchacho, ¿Por qué si amas tanto a tu esposa, quieres privarle de la presencia del hombre a quien más ama en la vida?

David sintió que la roca bajo sus pies desapareció y estaba de pie en el vacío, el cubo de peces cayo de su mano y el viejo lo detuvo con el pie antes de que vaciara su contenido; era imposible, ¿cómo el viejo había podido ver a través de su corazón?,  ¿cómo sabía que era lo que pensaba?, ¿Quién diablos es este ser…?

Los pensamientos del aturdido joven no acababan de poder tomar un orden en su cabeza, sus manos sudaban como el agua salía de entre las rendijas del muro de piedra; y mientras no sabía que hacer se sentó casi como por reflejo en un pedrusco que sobresalía al borde del muro y observo fijamente hacia el horizonte con la mirada perdida pero no más que su mente.

- Como, como ha sabido usted…

-Tranquilo hijo sé muy bien que amas a tu mujer más que a nada en el mundo, y que solo deseas que ella sea feliz, pero estas tan desesperado y enfocado en lo que no tiene valor que olvidas cual es la verdadera felicidad de Rosalinda, y ello significa que ese pensamiento tonto que albergas en tu mente solo provocara un dolor inmenso en el corazón de esa mujer que dices tú que deseas ver feliz para siempre.

- ¿Dolor en el corazón de Rosalinda…?

- Te contare quien es Nicolás muchacho, pero presta atención y luego de ello eres libre de pasar con tu mujer esta tarde, y pensar seriamente si de verdad vendrás día con día a este lugar a aprender conmigo.



David giro la vista hacia Nicolás y este comprobó que como dice el adagio: “cuando el alumno está listo, el maestro aparece”; los ojos de aquel joven estaban totalmente listos a llenarse de las palabras que pudieran decirle cual era el camino que él debía tomar, y además él ya estaba lo suficientemente al fondo para poder dejarse dar la mano y ser guiado hacia un nuevo destino.

-Hijo te contare acerca del fuego danzante:

“En mi tierra natal muy lejos de aquí, mucho más que tu aldea y la de tu esposa juntos existe un lugar como este que vez a tus pies, un lugar donde siempre en mitad del año una enorme cantidad de luciérnagas surgen de entre la oscuridad bajo la copa de un árbol al centro de un embalse en el rio, la gente lo apoda con cariño el fuego danzante y se dice que si se es el primero en estar ahí se cumple el deseo que uno pida.

En aquel lugar vivía una joven llamada Jazmín y un aspirante a convertirse en un oficial de alto rango en la corte del rey llamado Nicolás, ambos sentían un profundo amor el uno por el otro, pero mientras ella estaba lista y solo esperando que él llegara donde su padre para pedir su mano en matrimonio, el otro no se sentía merecedor de su amor al ser apenas un soldado de baja categoría y salario apenas apelable a mantener una digan alimentación.

Así que decidió ofrecerse en como voluntario cuando el reino se vio amenazado para ir lejos a luchar por el rey, y así poder llegar a ganarse un nombre en batalla que le permitiere ascender hasta un lugar digno para sentirse merecedor de la mano de Jazmín, estando lejos aprendió a matar y mientras más vidas caían en sus manos más crecía una extraña sed de sangre que solo le impulsaba a querer mejorar sus técnicas de aniquilamiento.

Junto a él se había enlistado Rodrigo, quien era hermano de Jazmín y mediante las cartas que él le enviaba al igual que Nicolás, ella se enteró de su extraña obsesión, y mientras él no se enteraba de ello seguía empecinado en lograr gloria y poder en el campo de batalla, mientras los demás ya lo apodaban el destazador su superior se sentía fascinado por sus, según el, habilidades en el arte de la guerra.


Cegado por aquella maraña en su corazón y su mente decidió no volver cada vez que enviaban a nuevos soldados y retornaban a casa a los que estaban luchando más aguerridamente, para que descansaran en premio por su servicio a la corona, por lo que diez largos años se quedó hasta que la guerra termino y quedo desolado aquel reino que había osado desafiar a su rey y su poder, y en ese instante observo sus manos llenas de tanta sangre y recordó que Rodrigo había regresado a casa hacía cuatro años, y su última carta a Jazmín la había escrito hacia seis.

Cuando regreso a casa como general del ejército de su majestad fue a casa de su amada como había prometido para pedir su mano, pero se enteró de que Jazmín había fallecido hacía tres años atrás y su familia se había marchado de aquel lugar por la forma en que ella había muerto, ya que les causaba tanto dolor año con año.

Cuando el pregunto cómo había sido su muerte le contaron que desde que su hermano le había escrito dándole malas noticias sobre un soldado llamado Nicolás a quien ella amaba, iba todos los años por las noches a dormir al pie del árbol del fuego danzante, siempre esperando ser la primera para pedir su deseo de que el hombre a quien ella amaba volviera de la guerra, y no el nuevo hombre que le describían.

Así fue hasta hacía tres años cuando una tormenta le había sorprendido dormida al pie del árbol, y ella en lugar de regresar a la orilla se quedó y el frío le había llevado hacia el otro mundo, Nicolás se sintió desfallecer y le invadió el deseo de vengarse de Rodrigo por la muerte de Jazmín, así que le persiguió hasta encontrarle en una casa a tres pueblos de distancia, pero justo cuando le iba a atravesar con su espada sintió una cálida mano que le detuvo y el reconoció como la de Jazmín.

En ese momento cayo de rodillas abrazando a Rodrigo pidiéndole perdón y jurándole que se marcharía lejos para nunca volver, luego de ello vino a este lugar y encontró este sitio en este río y decidió quedarse para por lo menos en espíritu, sentirse cerca de la mujer que más amo en la vida pero que por temor a no ser lo que ella merecía, nunca pudo hacerla feliz.”

Cuando el viejo había desaparecido entre los caminos del pueblo y David ya no le pudo ver, se juró a si mismo volver todos los días hacia aquel lugar donde se dio cuenta que había conocido a un gran hombre, y donde además aprendió una lección que más adelante no solo salvaría la felicidad de él y su esposa sino también salvaría su vida.


Continuará…



Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.



Entre tanto hasta nuestro próximo post.

8 comentarios:

  1. Con el desarrollo de la historia vamos entendiendo de dónde procede la sabiduría de Nicolás. Creo que es una suerte que David lo encontrara en su camino. Me gusta mucho como se va desarrollando la historia, y también el "relato" que hace el anciano.
    Un gran beso, Anto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias chari, la verdad Nicolás ha llegado a darle un nuevo rumbo a la vida de David como en toda relación de amistad ambos aprenderán mucho uno del otro y habrá mucha luz que iluminará la oscuridad.

      Un beso también para ti Chari y gracias por seguir esta historia.

      Eliminar
  2. Grande Anto me gusta mucho como se desarrolla la historia,un abrazo fenómeno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, que alegría que sea de tu agrado Pedro un fuerte abrazo para ti también

      Eliminar
  3. La sabiduría de Nicolás procede de su propia y dura experiencia. Espero que pueda transmitírsela al joven protagonista para que pueda encauzar su vida y se felicidad junto a su familia.

    Sigue siendo un bonito relato para reflexionar, Anto. Espero con impaciencia la próxima entrega :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia, la verdad Nicolás quiere hacer mucho bien en la vida de David, pero sera un gana y gana para ambos, vienen bonitas sorpresas y el tesoro de la tormenta esta por descubrirse.

      Un gran abrazo

      Eliminar
  4. Sigo pensando, y en este capítulo se refuerza más, que el tesoro es algo invisible materialmente, pero tangible interiormente, y en este capítulo se van viendo nuevas pistas que conducen a él. Nicolás acabó siendo otra persona distinta a la que partió para la guerra, y no quiere que nuestro protagonista haga una locura como la suya para estar con la mujer que quiere. A ver qué depara el próximo capítulo. ¡Un abrazo Anto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en efecto José Carlos y Nicolás no solamente ayudará a David con su vida sino que una sorpresa viene de camino, el tesoro de la tormenta ha estado aqui todo este tiempo.

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos