Translate

jueves, 26 de noviembre de 2015

Una mala decisión

No es secreto que en casi la mayor parte del mundo se viven diferentes niveles de crisis económicas y muchas veces alguien puede verse tentado a tomar una mala decisión que puede llegar a costarle mucho más de lo que podría imaginarse, en especial cuando la reputación personal y le estabilidad están en vilo y solo sostenida por el punto en el que se piensa en hacerlo o no hacerlo.

Las personas en ocasiones permitimos que se nuble nuestro pensamiento y nos podemos llegar a sentir invencibles o muy probablemente lo suficiente astutos como para no ser entrevistos dentro de la maraña compuesta de los distractores que envuelven nuestras ocupaciones, pero ello no significa que no existe el alcance de la verdad a todo paso mal dado.

Somos los dueños de nuestra reputación y con cada acción que hacemos o desistimos de obrar se asegura que esta se mantenga limpia o desdichadamente una macula persiga nuestro futuro, no es correcto juzgar duramente todos los casos en los que se puede encontrar a una persona envuelta en un mal camino, en ocasiones aun dando el beneficio de la duda podemos llegar a darnos cuenta que llegan a un punto donde su inocencia o tal vez su propio deseo de tener algo más de lo que pueden llegar a darse, hacen lo que no deben nunca hacer.

Siempre que estemos en ese preciso momento en el que tenemos justo frente a nuestros ojos esa oportunidad oscura y aparentemente tan buena que como dice un conocido refrán “en arca abierta hasta el justo peca” recordemos que no estamos solos en el mundo, que siempre hay personas que dependen económica y emocionalmente de nosotros, que siempre habrá amistades que no creeremos que algo así pudo haberlo hecho esa persona, y que será un trago amargo y difícil de pasar para los que atestiguamos como para el autor.

También siempre ten muy en mente que si hay una personita que depende de ti y te mira como su protector aparte de ser artífice de su venida a este mundo, debes cuidar de ella y a su vez de ti, ya que esa personita será el reflejo de lo que tu hagas, digas, y tus errores, nadie está exento de fallar pero todos tenemos el don magistral del pensamiento y de dilucidar antes de actuar en que será la desembocadura de lo que está mal.

Finalizando con esta breve reflexión y sabiendo que existe la posibilidad de que estas letras sean leídas. Debo agregar que siempre el circulo que te ha rodeado tendremos muy en el corazón y en mente nuestras oraciones de buenos deseos y un mejor futuro, no se mide a alguien por sus errores sino por su capacidad de levantarse y enmendar un mal paso, todos tenemos la maravillosa capacidad y el don divino de reeditarse y hacer una mejor versión de nosotros mismos,


Todos valoramos es pequeño párrafo de historia escrita juntos y siempre pondremos punto final al recuerdo antes de la última línea escrita. Un fuerte abrazo y que Dios los bendiga a todos.


Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.



Entre tanto hasta nuestro próximo post.


8 comentarios:

  1. me ha gustado muchisimo tu blog y estas lineas que me a ha tocado mi corazon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana María que orgullo saber que te ha gustado este rincón de mi pensamiento, bienvenida y un gusto tenerte aquí

      Eliminar
  2. Las personas que son capaces de reconocer que han equivocado el camino y reinventarse, tienen mi respeto y admiración. Todos podemos equivocarnos, sin excepción, va implícito en nuestra humanidad pero si considero un valiente a aquél que se levanta y sigue caminando, esta vez en la dirección correcta.
    Pensar en aquellos que dependen de nosotros, especialmente en los niños que nos necesitan económica y moralmente, es una gran ayuda.
    Una gran reflexión, Anto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Chari me encanta tu pensamiento, a veces nos toca ver solo lo malo cuando algo sicede frente a nosotros, pero siempre hay que recordar que todos merecen una gotita de esperanza y fe en ellos y se que la vida da la oportunidad de verles cabalgar nuevamente en alto.

      un gran abrazo chari

      Eliminar
  3. Estos temas siempre son una situación delicada. Hay veces en las que una persona actúa de un modo u otro pensando en que lo que haga podrá aportar una mejor situación para quienes le rodean, y otras veces en las que las acciones que se hagan, pueden estar desprovistas de este miramiento hacia más personas que el propio sujeto. Es complicado de sopesar, y está claro que quien se levanta y repone de los golpes que va encajando, es un sujeto digno de elogiar.

    ¡Un abrazo Anto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices la verdad amigo mio es un tema muy complicado y para ser sincero pensé mucho en escribir este bloque pero conservo la esperanza de que sea leído por quien tomo una mala decisión por los motivos que tu mencionas al principio ya que espero muy en el alma que quien desvío el camino lo halle y los demás pensemos mucho antes de.

      como dices quienes admiten un error y lo enmiendan son dignas de admiración.

      un abrazo

      Eliminar
  4. Creo que ninguno de nosotros está a salvo de cometer un error en un momento dado. Muchas circunstancias y momentos personales pueden influir en ello, pero lo importante es rectificar, ser capaces de darse cuenta y volver a levantarse.

    Por otro lado juzgar a los demás es fácil, pero no es lo aconsejable. Sería mejor tratar de comprender y ayudar en lo posible. Quién nos dice que mañana no seremos nosotros los que necesitemos de comprensión y ayuda.

    Gracias por esta reflexión, Anto. Me parece bonito pararse a pensar en estas cuestiones para meditar sobre nuestra propia vida y las personas que nos rodean.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia por tus palabras y de verdad estas en lo cierto, no podemos juzgar de primas a primeras a quien da un mal paso sobre todo si en dado caso solo nos han contado una parte de lo sucedido y lo que presenciamos no alcanza para poder crearse un juicio real de la verdad, pero lo que si debemos hacer es siempre llevar la esperanza de poder verlos abrir de nuevo sus alas para volar alto y llenos de nueva felicidad.

      Un enorme abrazo a ti tambien

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos