Translate

domingo, 8 de noviembre de 2015

Jugando una partida de ajedrez con el angel de la muerte

Jamás lo pensé, al menos no a mi edad, ya había oído decir que no hay hora y cuando a alguien le llega su momento no importan las circunstancias ni la edad. Pero ya no hay nada que hacer y aunque vagamente sabia que podría suceder en cualquier instante, justo ahora no tengo miedo alguno pese a que ante mi se halla, el ángel de la muerte.

- ¿Así que en este instante debo dar por entendido que vienes por mi?

+ Podría decirte que si, pero como es obvio que ya sabes la respuesta, te permitiré que mejor me preguntes que sucederá de aquí en adelante contigo.

Sus palabras taladraron mi ser de una forma sumamente fría, y tomando la sugerencia le interpele sobre lo que de aquí en adelante seria de mi, lo que devino en su explicación sobre lo cerca que estaba la mitología griega con el río Aqueronte sobre el camino que siguen las almas en su transito hacia el destino final.

+ Sube a la barcaza con tranquilidad, pese a su inquietante apariencia no tendrás que temer en este túnel, para que no caigas en la desesperación durante el viaje que te adelanto será muy largo yo te haré compañía.

- Si puedo decirlo eres muy diferente a como te imagine siempre.

+ ¿Qué tan diferente me dibujaba tu mente?

- Solo te diré que estás muy lejos de ser un cráneo inexpresivo y no veo una capucha negra, ni que decir de una afilada hoz con la que separarías mi alma de mi ser.

+ Si lo se muy bien, sé que todos ustedes cuando me esperan imaginan que será un paso doloroso, mas sin embargo debo recordarte que hasta ustedes mismos afirman, que la muerte es un descanso más que un castigo.

Luego de sus palabras que debo decir eran más cálidas que su presentación en el lugar del accidente, hubo un largo momento de silencio, momento que aproveché para sumirme en una despedida silenciosa de mis seres queridos y en el que lamente no haberles expresado todo lo que debería haberles dicho en su momento. y que ya sea por orgullo, enojo o cualquier otra cosa tristemente calle…

+ Sumido en esos pensamientos solo lograras deprimirte y hacer más pesado tu camino

- ¿Acaso lees mi mente?

+ Se te olvida que he acompañado a todas las almas de todos los muertos por este camino. Conozco lo suficiente su naturaleza para entender que las personas en este camino siempre desean haberse despedido etc. La oportunidad de hacer lo que no hiciste la tuviste a diario. así que no tiene caso lamentarte.

- Eres sumamente frío en algunos momentos…

Luego de mi atrevido reclamo recapacite rápidamente y acerté a caer en la cuenta que la pregunta más importante se me había olvidado.

- ¿Me llevas al cielo o al infierno?

+ Tu destino se revelara a su momento, mas sin embargo tu deberías saberlo mejor que yo. después de todo fuiste el dueño de tus actos toda tu vida, por tanto tuviste siempre el poder de condenarte o salvarte.

- ¿Qué tan largo es el camino? Porque al menos debería saber en cuanto tiempo llegare a mi eternidad de alegría o sufrimiento ¿no?

+ Hagamos algo, si ves al centro de la barca encontraras algo que tal vez. te distraiga de tus pensamientos y a mi me haga descansar de las preguntas de siempre.


Al echar un vistazo al centro de la barca encontré un tablero de ajedrez que parecía que había sido usado intensamente, entonces me di la libertad de observar mi camino, nos balanceábamos en un río a través de una caverna que extrañamente no era oscura sino que tenia un brillo inexplicable en todas partes, lo que me permitía ver con comodidad y apreciar las formaciones rocosas, así como la madera de nuestra barcaza que parecía ya desgastada pero sumamente firme.

+ Qué te parece si para ir acorde con la ocasión me quedo con las negras y así de paso tendrás por esta vez la oportunidad de dar el primer movimiento.

Mientras jugábamos me di cuenta que él tenia la experiencia de haber enfrentado a muchos, pero al menos en este juego le daría la mayor pelea que pudiera a la muerte.

+ Las personas son como las fichas de ajedrez

- ¿A que te refieres?

+Ustedes en diferentes momentos son reyes o peones, al ser peones se vuelven luchadores, y al ser reyes dependen de que otros les protejan, en ocasiones son vigilantes como los alfiles, o defensores como las torres, les encanta tener libertad como el caballo, pero siempre dependerán de la reina para que todo funcione.

- Tienes toda la razón, creo que por eso extraño mucho a mi familia… ¿Y si te propongo una apuesta?

+ Pierdes tu tiempo, jamás podrás volver para corregir un error o arrepentirte de algo.

- No me culpes por intentarlo después de todo soy un humano igual que todos

+ Ahí entro en discordancia contigo, pese a que todos son humanos y quieren las mismas cosas, todos son diferentes, cada uno de ustedes ha afrontado este momento de una manera distinta, y la transición ha sido mas larga para unos y mas corta para otros, dependiendo de cuanto amaron o dejaron de hacerlo. Por ejemplo tú ¿que me dices ahora que estas más tranquilo y te tengo a punto de un jaque mate?

-Si, tienes razón, y en muchas cosas, sabes al final siento que pude haber dejado muchas cosas en el camino o sueños por cumplir, pero siento que fui bueno y siempre protegí a mi familia cuide a mis hijos al menos en su infancia temprana y me duele dejarlos siendo niños aun, a mi esposa siempre le dije cuanto la ame a excepción de las peleas, y a mis padres siento que al menos en lo que pude les agradecí el haberme llevado hasta mi adultez.

Luego de ese breve momento en el que pude despedirme al menos por dentro de ellos y reconocer que les di lo mejor de mi, choque con una pregunta que nació al repasar las ultimas palabras del ángel de la muerte.

- ¿La transición a sido mas larga para unos que para otros? ¿A que te re….

En ese instante una cálida y brillante luz nos envolvió y empecé a llenar de paz mi conciencia, sentí el abrazo de toda mi familia y mientras me veía mas y mas envuelto en aquella luz, solo alcance a escuchar en el vacío las ultimas palabras de la muerte (+Fuiste arquitecto de tu destino en cada decisión que tomaste, entre el bien y el mal de tus actos ahora espera en calma amigo mio el momento del juicio final…) sin embargo una profunda calma me adormecía y mientras cada vez mas me sentía lleno de una profunda paz simplemente deje de pensar o de sentir…




Tenemos toda una vida para poder decirles a todos nuestros seres queridos cuanto les amamos, para hacerles saber cuan importante son en nuestra vida, para hacerles sentir que son parte fundamental de nuestros corazones.

Aprovecha cada instante de tu hermosa vida para poder hacer todo lo bueno que puedas hacer por los que te rodean, recuerda que cuando sea el momento de jugar una partida de ajedrez con la muerte ya no habrá vuelta atrás para corregir los errores, llenar los vacíos o decir, Te Amo.


Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.

Entre tanto hasta nuestro próximo post.




4 comentarios:

  1. Muy bueno tu relato Anto, lleno de reflexión y con un toque filosófico, Genial, lo disfruté. La muerte es un misterio que siempre nos llamará la atención, aunque hayamos pasado por ella en alguna otra vida anterior. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por una apreciación tan impresionante, me alegra y enorgullece tus palabras un fuerte abrazo y gracias por un momento de tu tiempo para venir aqui

      Eliminar
  2. La vida y la muerte, y algunas de las preguntas que, de tener oportunidad cuando nos llegue la hora, nos gustaría hacer. Además, la presencia del tablero de ajedrez me ha gustado mucho, ya que es un juego maravilloso para pensar (eso sí, mejor jugarlo estando vivo jaja). Como en tus otros textos, hay una reflexión cuyo valor esencial es el de vivir la vida cada día del mejor modo posible.

    ¡Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Jose Carlos es mejor jugar una partida de ajedrez estando vivo jaja, me gusto la idea del tablero de ajedrez en esta historia precisamente por lo que tu mencionas es un juego donde se afina el pensamiento y la percepción, justo lo que logra el personaje antes de entrar en la eternidad, me alegra mucho que te gustara amigo mio

      ¡un fortizimo abrazo!

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos