Translate

domingo, 22 de noviembre de 2015

¡Esos ángeles en la tierra!

Antes de siquiera empezar déjame pedirte un momento y recuerda a todas esas personas que por alguna extraña razón siempre han estado en el momento justo y correcto cuando necesitas la ayuda de alguien, que de forma casi automática te han dicho ¡Alto! Cuando estas a punto de cometer una equivocación, y que cuando ya la cometiste son parte fundamental de la solución, y que al final de todo esto con una sonrisa amplia y sincera le has dicho ¡eres un ángel!

O esas personas que parecieran estarte cuidando ya que siempre que más las necesitas están ahí como por arte de magia, parecieran presentir que algo malo te sucede y están ahí para darte lo mejor de ellas, y cuando conversas con una amistad o conocido en común y el tema sale a colación te confirma diciéndote que esa persona siempre esta cuando más se le necesita. Luego de esto viene una pregunta inevitable, ¿Cuántas veces crees que han dicho esto de ti?

Curiosamente estas personas que parecen ángeles en la tierra no tienen nada de sobrenatural sino que como dijimos en nuestra cita anterior La ausencia de luz, son personas que decidieron convertirse en faros de la oscuridad, dicho de otra forma, todas ellas tienen una fuerte convicción de ir por el mundo haciendo el bien a los demás, de siempre ser esa mano amiga que trae paz y tranquilidad a un corazón afligido y por ello pareciera que están en todas partes en los momentos cruciales de necesidad.

Entonces ¿Por qué la pregunta anterior?, siendo que estos ángeles en la tierra son personas de una desbordante bondad y con una fuerte convicción de dar lo mejor de ellas mismas siempre y en todo lugar, entonces la diferencia entre ellas y nosotros será que tanto nos permitimos hacer el bien sin mirar a quien, debo reconocer que parte de nuestra naturaleza humana son los sentimientos de rencor, venganza y parte de prejuicios, pero si nos dejamos dominar inconscientemente de estos, haremos un dique que no le permitirá fluir al río del amor y la bondad que desde nuestro corazón va hacia el exterior.

Así que hay que tomar un control consciente de nuestras emociones y encaminarlas hacia el fruto de la satisfacción que provee hacer el bien, todos tenemos este potencial solo debemos despertarlo y dejarlo fluir libremente dentro de nosotros y así sentiremos una preciosa paz al escuchar de alguien las palabras ¡Eres un ángel!, y no precisamente será haciendo grandes cosas, nuestro mundo está compuesto por una colección de pequeños detalles.

Y son estos pequeños detalles son los que le dan mayor belleza al mundo, tomemos por ejemplo un campo lleno de flores, si nos situamos frente a el quedaremos abrumados de la enorme belleza de esa visión, pero si entramos en detalle veremos que ese hermoso lugar está hecho de una gran cantidad de hermosas flores, cada una llena de su propia belleza individual nacida de sus colores y aromas, entonces imaginemos que cada pequeña acción de bondad, igualdad, hermandad, y colaboración es una flor que le dará belleza a la persona que representa dicho campo.


De lo que se trata es de siempre tener el impulso natural de extender nuestra mano y estar atentos al instante de necesidad del que está a nuestro lado, ya cediendo el asiento a alguien que lo necesita más que nosotros o evitando asumir demencia cuando vemos venir el problema, después de todo si hemos tenido la oportunidad de admirar la bondad de alguien con nosotros, la mejor forma de adulación es imitarle.

Somos lo que hacemos, y lo que hacemos habla de nosotros.

Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.


Entre tanto hasta nuestro próximo post.


6 comentarios:

  1. Existen personas que siempre están ahí para ti, igual que hay personas por las que tú darías la vida. Son esos pequeños detalles que nos dan y los que damos nosotros los que nos hacen no sentirnos solos. Y a veces no nos damos cuenta de que con poca cosa, podemos alegrar el día del otro.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto María y de eso se trata, ir cumpliendo con esos pequeños detalles que alegran al mundo y a su vez nos hacen sentir tan bien de dar lo mejor de nosotros a todos.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Creo que existen esos ángeles pero son difíciles de encontrar. Los ángeles que había en mi camino ya están en el cielo, supongo que guiándome desde allí. Ojalá encontrara uno ahora. Un beso, Anto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi sera Chari veras que aparecerá, siempre estan a tu lado y también puede haber quienes sienten que tu eres su Angel, un grande y fortísimo abrazo

      Eliminar
  3. Como siempre, Anto, tus palabras están llenas de positividad y son una clara invitación a ser mejores. ¿Quién no querría ser considerado un ángel? :)
    Y sí, realmente hay personas que siempre están cuando las necesitas, aunque desde luego no son mayoría. Tal vez nosotros podriamos ayudar a cambiar eso...
    Una estupenda entrada, me ha gustado mucho.
    Un beso y feliz tarde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual lo has dicho, si hemos de considerar que cada dia en todos los medios se nos insta a causar envidia con lo que tenemos y ha destacar por lo que hacemos, porqué no marcar la diferencia y hacer el bien siempre y en todo lugar.

      un gran abrazo Julia

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos