Translate

jueves, 5 de noviembre de 2015

De las raíces a las hojas, memorias de un árbol plantado.

¡Que dulce amanecer!, puedo sentir con delicadeza como los rayos de sol que empiezan a colarse de entre la penumbra de la madrugada empiezan a juguetear con mis hojas y mis ramas, es una sensación muy agradable y a la vez significa que todo a mi alrededor volverá a cobrar vida y energía, ya que por la noche el silencio y la sigilosa actividad de los animales nocturnos aquí en la ciudad no es como en los bosques, o al menos así me lo han contado los pajarillos que se anidan por estación en mis ramas.

Empieza a asomarse el sol por la línea de los techos de las casas, hasta el momento solo las avecillas que pasaron la noche conmigo ya empezaron a trinar y a revolotear alrededor, al menos me mantienen limpio de los insectos parásitos que a veces se meten traviezos en mi tronco o mis ramas, lastima que ya sean pocos, hace unos años eran muchos más, quizás ya no vienen porque el cielo según va llegando la tarde ya no es vivamente azul como en antaño sino de un triste tono gris.

Bueno, no lo se tambien se podrian haber ido lejos después de todo yo he pasado aquí durante largos años sin moverme más que al son de la brisa del norte, o cuando el viento de una tormenta me sacude las hojas.

Parece que las personas ya empezaron a correr de un lado a otro, a veces me pregunto ¿que se sentira ser humano?, veo que van siempre de un lado a otro pero a diferencia de las aves que me visitan ellos no dependen de árboles como yo para dormir, tiene esas hermosas casas de coloridos tejados y de artísticas paredes, bueno no superan a mis hojas en el otoño pero igual son bonitas. Les he oído decir que son la especie que domina la tierra, pero al menos la que está entre mis raíces la domino yo.

Son muy interesantes, pero al mismo tiempo siento pena por ellos, nunca están felices con lo que tienen, recuerdo que una vez unos niños pusieron una llanta de automóvil en una de mis ramas, y no estaban felices con que solo uno se pudiera columpiar así que de pronto se subieron todos y como yo era muy joven todavía, pues no les pude sostener y mi rama se quebró... dolió mucho pero me dolio mas ver a los niños enojados y peleando entre sí y ninguno se acordó de pedirme disculpas.

También les he visto discutir cuando chocan sus autos frente a mi y en ocasiones hasta se dan de puños, menuda solucion, ademas esos autos que tanto cuidan y presumen los detesto, solo me ahogan con el humo gris que les sale del trasero y arde en mi sabia cuando es mucho. También he escuchado varias peleas entre las parejas que pasean aquí en el parque, a veces las mismas que me han estado tallando sus iniciales en unas figuras que llaman corazones en mi tronco, lo que se supone es bonito porque se dan de besitos, y yo pues con un tatuaje nuevo, como los que algunos humanos tienen en su piel o asi he oido que les llaman.

Pero también se que los hay algunos que son felices, hay una pareja que viene al parque con frecuencia y que un par de años atrás me dejaron sus iniciales, hoy traen a dos niños a jugar, y se les ve conversar cariñosamente, creo que ellos tienen hijos de la misma forma como cuando las abejas vienen a mis flores y luego yo doy frutos. ¿mmmm? si así ha de ser. También viene un sujeto que siempre está leyendo algún libro, viene solo pero se le ve tranquilo, y a veces también viene con un niño que le llama tío. 




Desde que salí de mi semilla, a cuando empezó a crecer la ciudad, hicieron este parque y cortaron muchos de mis compañeros, veo con algo envidia a las personas, yo aquí me la paso en un solo lugar solo escuchando y observando cuanto pasa a mi alrededor, ya sea por la naturaleza o por la gente. También se que no todos son malos, hace algún tiempo hicieron de todo para moverme de un lugar a otro y fue impresionante, no tanto por la máquina que me cargo sino por esa fugaz experiencia de ir de un lado a otro. Si, y todo porque no querían talar al viejo árbol de los novios. 

Se que otros animales también se mueven pero yo quiero ser humano, solo en esta mañana he podido verles dar el paso a sus ancianos, cuidar a sus retoños, y hacer algo a lo que llaman progreso, sentir sus emociones, tener amigos, conversar, y quizás conocer el amor. ya llega la tarde y todos los que se fueron a trabajar están volviendo a sus pintorescos hogares, mis refugiados también vuelven a mi buscando sus nidos y sus madrigueras. 

Los celajes pintan colores entre las nubes y el olor a pan hecho en casa inunda el ambiente, me agrada estar en esta parte de la ciudad y del parque, cerca de las casas y en lo alto para observarles, en este tiempo he aprendido mucho de ellos y siento que si yo fuera persona les podría contar lo que he visto, tal vez eso les ayude a apreciar más su maravillosa existencia. Cae la tarde ya las traviesas luces de las estrellas pintan el firmamento de sus brillos intermitentes, las nubes cambian a su color nocturno, el sol se oculta al otro lado del cielo y las luces en las casas empiezan a apagarse. los últimos caminantes en las calles buscan su refugio y la luna empieza a seguir la pista de donde anduvo el sol. 

Solo puedo pensar que al final soy algo importante, dicen que purifico el aire, y que mi sombra es agradable para pasar un tiempo de tranquilidad, también se que a diferencia de ellos yo puedo decir que soy el hogar de otros seres, cuando llegue mi momento moriré de pie y aun después de que mi sabia se seque permaneceré en pie. y si algo puedo presumir es que he visto el pasar de muchos desde aquí en mi estático sitio.

Empieza la noche y yo agradezco mi existencia en este lugar, se que quisiera ser algo que no soy, pero igual eso lo aprendí de las personas, quizás sea lo más cercano a soñar como ellos lo dicen, pero se que siendo el árbol de los novios seguiré haciendo algo bueno por ellos y no ser solamente un árbol plantado. 

Absortos en nuestras cavilaciones y en nuestros pensamientos, distraídos en nuestras peleas y en nuestras discusiones, despistados en nuestros quehaceres y en nuestras labores. Se nos olvida lo maravillosa y feliz que puede llegar a ser nuestra existencia y todo lo que podemos hacer, ponemos barreras a nuestros sueños que solo existen en nuestras mentes y están hechas de nuestros temores, olvidamos también a la hermosa naturaleza que nos rodea y muchas veces nos jactamos de dominarla cuando realmente lo que deberíamos hacer es coexistir con ella.

Somos los arquitectos de nuestro camino y nuestro destino, pero no debemos olvidar a todo lo que nos rodea y quien sabe, la próxima vez que estés en un parque, a la sombra de un árbol, este este aprendiendo de ti y soñando con ser uno de tus amigos.

Comparte tus palabras en los comentarios, y si quieres que alguien más lea esto aquí abajo encontrarás la manera de compartirlo en tus redes sociales, también puedes seguirme en Facebook y en Twitter para mantenerte al tanto de las siguientes publicaciones. O puedes suscribirte con tu correo electrónico en la casilla de abajo.

Entre tanto hasta nuestro próximo post.






10 comentarios:

  1. Me ha parecido una historia/reflexión maravillosa Anto, felicidades amigo. En cada línea y cada palabra se percibe el canto a la vida que destila ese árbol por cada raíz y cada hoja. Un árbol que describe cómo son sus días y noches, que expresa sus inquietudes, sus deseos, su sorpresa por algunas conductas humanas, su desprecio por aquellos elementos como la contaminación que no hacen sino dificultar su existencia. Me ha encantado, nuevamente felicidades.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creeme José Carlos que significan mucho tus palabras y apreciaciones, me alegran y me animan a ir soltando un poco más a mi mente viniendo de alguien con tu talento es un honor para mi saber que te ha gustado, gracias nuevamente y un fuerte abrazo amigo

      Eliminar
  2. Precioso relato, Anto. Podríamos decir que es algo así como las memorias de un árbol que tiene mucho que enseñar a los hombres. Me gusta la paz que transmiten tus palabras, lo en contacto que parecen estar con la naturaleza y con su sentir. Si los árboles escribieran no creo que hubiera sido muy diferente el texto :)
    Y para fnalizar, como siempre, tu valoración en positivo, tu moraleja. Es bueno pararnos a pensar, sin duda.
    Gracias por compartir tus escritos con nosotros!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tan bellas palabras Julia de verdad me llena de alegria el corazón venir aqui y encontrar una apreciación tan bonita, es como un bálsamo de animo, un fuerte abrazo y no sin antes decir nuevamente gracias

      Eliminar
  3. Un relato maravilloso, lleno de reflesión, de ternura, de amor. Muy bonito, me ha encantado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María que gusto tu visita muchas gracias por tu apreciación me alegra mucho que te gustara un fortísimo abrazote y un beso

      Eliminar
  4. LINDO.el árbol nuestro amigo y protector denuestra casa.La tierra.Que bien deslizas la plumay enternece tu texto.Inyecta ternura por los bellos árboles.que tanto bien noshacen.GRACIAS POR COMPARTIRLO Y GRACIAS A TI POR VIVIR PUES SON POCAS PERSONAS QUE LES PREOCUPA EL MEDIO AMBIENTE.SALUDOS Y ESTRELLITAS DE AMISTAD PARA TI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a ti por tu tiempo y tus palabras, me alegra el corazón que haya gustado, y que significara algo bueno para ti saludos y un gran abrazo

      Eliminar
  5. Precioso, me ha encantado compartir la sabiduría de un árbol y tus reflexiones. Un beso, feliz sábado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te gustaran los pensamientos de un arbolito amigo mio :) un fuerte abrazo

      Eliminar

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos