Translate

domingo, 4 de octubre de 2015

Venciendo la desesperación

En muchas ocasiones hemos tenido que enfrentar nuestros miedos incluso desde la más tierna infancia, ya que fue en esa época donde aprendimos que el miedo es una emoción a la que debemos dominar y no dejar que nos controle.
Pero cuando estamos en un momento difícil en varias ocasiones, nos domina el miedo a no lograrlo, a no poder soportar o encontrarle solución, y es ahí donde entra la desesperación, una emoción muy fuerte que nos puede llevar a nublar el juicio y no dejarnos ver esos pequeños detalles que se convierten en los escalones a la luz.
La desesperación toca a nuestras puertas cuando dejamos que nuestros corazones pierdan la fe y se ven doblegados por el muro ante nuestros ojos, pero debemos tomar en cuenta que fuimos hechos con valor, y con un espíritu de fortaleza, destinados a la felicidad y no al sufrimiento.
Si vemos a un niño pequeño veremos que no conoce el miedo, de hecho nacemos sin el, con el paso de los años nuestros padres nos enseñan a que debemos temerle y alejarnos, tal ves no tan intrínsecamente como decirnos “a esto le debes temer” pero vemos sus reacciones a lo que le temen e imitamos.
Y con el paso del tiempo nos forjamos nuestros propios temores. Al caer en la desesperación entramos en un huracán de sentimientos, emociones y sensaciones para nada agradables, pero debemos tener en cuenta que esto conlleva no pensar claramente, y en muchas ocasiones perder una oportunidad de volver al ruedo y seguir peleando nuestro siguiente capitulo.
Como ya hemos dicho de pequeños detalles esta hecho el mundo, y mientras mas mantengas a raya y cercada la desesperación, mas aguda será tu mente a las oportunidades del camino. Y una buena forma de no ser presa de ella es confiar en Dios y sobre todo en el valor que el a puesto en tu corazón.
Dentro de tu alma yace un valor profundo y poderoso que te impulsa hacia adelante, aun cuando sabes que será difícil. Lo haces por tus sueños siempre, por que no hacerlo en la tormenta, y cuando sientes que empieces a flaquear y sientas que la desesperación te viene alcanzando recuerda, “venid a mi los que estéis cansados que yo aligerare sus cargas y los hare descansar”; esto no significa que mágicamente tus problemas desaparecerán, sino que Dios te llenara de fuerzas, para seguir adelante.
Recuerda lo dicho en nuestro post anterior – como padre sabio te guía pero te permite resolver el problema para que seas mas sabio y fuerte al salir de el - , la desesperación de hecho sentirá miedo de ti cuando te armes de coraje y tomes esas buenas oportunidades que te da la vida, y amigos de verdad para seguir luchando por tu tranquilidad, tu decides como sentirte; solo debes pedirle fuerzas a tu creador y veras como poco a poco tu temor desaparece y con paz en tu corazón, inyectada por tu fe.
Se va quitando la veda que tenían tus ojos y aparecen ante ti caminos no pensados que Dios ha puesto ahí para que tú elijas en bases a tus dones cual seguir para mejorar y salir adelante.
Recuerda nunca estas solo, el siempre esta contigo tomando tu mano para ayudarte a seguir y guiándote como el padre amoroso que es, para que la desesperación en lugar de dominarte huya de ti.

Recuerda compartir tus palabras en los comentarios puede haber alguien a quien tus palabras y experiencias le serán de ayuda. Entre tanto hasta nuestro próximo post.

1 comentario:

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos