Translate

martes, 13 de octubre de 2015

Problemas,¿y porque solo a mi?

Tras de una viene otra, tras de una viene otra, y nos empezamos a sentir que estamos en una vorágine desenfrenada de problemas y agobiantes desesperaciones porque sentimos que todo lo malo solo nos está pasando a nosotros.

Todos nosotros hemos estado en un torbellino así, sintiendo que todo solo nos pasa a nosotros, y nos detenemos en innumerables pensamientos acerca de que está pasando y preguntas internas como ¿Qué estoy pagando?, pero no nos damos el beneficio de preguntarnos algo muy importante, ¿Qué me está queriendo enseñar este momento tan duro y difícil? ¿Cuál es la lección tan importante que debo aprender, por la que tantas cosas suceden al mismo tiempo?

Sucede que muchas veces estamos tan consientes de lo que nos duele que se nos olvida penar que hay una lección en cada cosa que pasa, ¡Dios nunca juega a los dados! Todo ocurre  con un objetivo, y muy posiblemente estábamos tan inmersos en lo bueno que teníamos, que posiblemente perdimos el camino, y por naturaleza las personas somos tan obstinadas que necesitamos de un huracán para saber que algo está mal.

Y a veces ni siquiera eso nos hace entrar en razón, podría ser que esta secuencia de sucesos sea necesaria para encaminarte de nuevo en los caminos de Dios, quien nunca te deja solo, sino te invito a que leas el libro de Job, Donde veras que a las personas buenas muchas veces les pasan cosas malas, para poder ser engrandecidas debido a su fe.

Y como sabrás los materiales más duros, resistentes y perdurables que conocemos, se hacen en las inclemencias más fuertes que brinda el planeta, por lo que no sería de extrañar que las personas con la mayor fe, bondad, entereza y fortaleza se forjen tras los martillazos más duros que la vida da.

¡No te detengas! Amigo mío, no flaquees ante las desavenencias por muy repetitivas que sean, y por sobre todo, aférrate a tu fe y al amor de Dios, no cierres tus ojos, puede ser que en estos momentos de dificultad encuentres al aliado de tu vida, o al amigo mas sincero, es mas puede que encuentres a tu pareja con quien por siempre afrontaran juntos las tormentas.

Y no pienses porque a mí, ya que muchas veces estamos en el camino torcido pero como no vemos tormentas, nos seguimos condenando, si las tormentas están en este instante, es porque Dios te ama y quiere mostrarte su grandeza y asirte lo más cerca de su corazón, para cuidarte siempre, por lo que en lugar de decir ¿Por qué a mí? Dite a ti mismo y a Dios, ¿Que debo aprender? Y sobre todo, ¡jamás me rendiré!

En estos momentos tan difíciles y tan dolorosos para tu corazón, recuerda que Dios te ama infinitamente y esta esperándote para sanarte tus heridas y llenarte de fuerzas, pues contrario a lo que puedas pensar él no te está dañando sino que está haciendo de ti, a un ser más fuerte y especial. Capaz de enfrentar las tormentas con el valor de Cristo.

Recuerda compartir tus palabras en los comentarios, tus experiencias son las que te hacen especial.
Puedes seguir las nuevas publicaciones en mis redes sociales a un costado encontraras los links.


Entre tanto hasta nuestro próximo post.


1 comentario:

Tus comentarios siempre son bienvenidos recuerda que la misión es crecer juntos